miércoles, marzo 07, 2018

¿CUÁN OBJETIVOS SON LOS MÉDICOS CUANDO RECETAN ?




Los avances en Psicología Cognitiva llevaron a derribar el mito del Homo economicus de la escuela de economía neoclásica que suponía que el H.economicus decidía racionalmente eligiendo lo que más lo beneficiaba. Daniel Kahneman, uno de los científicos que más contribuyeron al desarrollo de la Psicología Cognitiva, recibió el premio Nobel de Economía porque demostró que los seres humanos no somos tan racionales como creemos serlo ( ver aquí). Lo que fue corroborado por Richard Thaler quien recibió el mismo premio el año pasado (ver aquí). Ambos coinciden en que nuestra objetividad está limitada por diversos sesgos cuando tomamos decisiones.

¿CUÁN OBJETIVOS SON LOS MÉDICOS CUANDO RECETAN EN SU CONSULTORIO O EN EL HOSPITAL?
La Medicina aún no ha abordado en profundidad las implicaciones de la investigación actual sobre los sesgos que dominan los procesos de toma de decisiones, aunque la práctica clínica consiste en tomar las decisiones correctas.
El problema clave es seguir suponiendo que los médicos son agentes que toman decisiones racionales (como el  Homo economicus) La mayoría de las decisiones médicas, tanto a pie de cama como a nivel organizativo siguen basándose en una aceptación del modelo de “actor racional” en los procesos de toma de decisiones, a pesar de un número creciente de publicaciones sobre psicología de la toma de decisiones, lo que tiene profundas implicaciones para la medicina. Según Avorn “Las decisiones que tomamos sobre los medicamentos brindan un ejemplo de cuánto podría mejorar la medicina si tuviéramos una comprensión más matizada de la toma de decisiones en condiciones de incertidumbre, una descripción que podría definir la profesión misma” y agrega “estamos influenciados desproporcionadamente por la información más destacada y digerible en lugar de tener una visión general integrada de todos los datos. Este hecho ayuda a explicar el poder de los simplistas materiales promocionales farmacéuticos entregados en nuestras consultas junto con un delicioso almuerzo”.
La industria farmacéutica ha convertido a los médicos en los verdaderos consumidores de los medicamentos y como señala Avorn, profundiza, mediante sus estrategias, en las debilidades cognitivas de la mente de los clínicos. El marketing de la  industria activa los deseos, los miedos, las inseguridades e incertidumbres de los médicos para convencerles de que “adquieran” sus productos garantizando una mejora de su auto-imagen, de su seguridad o soluciones rápidas y directas.


Como describe David Healy, la venta de las medicinas, cuando se comenzó a principios del siglo pasado a utilizar nombres de fantasía, tuvo un inmediato incremento de ventas. La marca añade prestigio al producto. Healy argumenta como la industria genera etiquetas comerciales para responder a las necesidades de los médicos.

VER ADEMÁS:
                         -http://www.amjmed.com/article/S0002-9343(08)00152-6/pdf
               
                       - http://www.nogracias.eu/2018/02/27/sesgos-cognitivos-prescripcion/

3 comentarios:

Carlos Delfino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Delfino dijo...

Yo creo que los médicos (no todos) no fueron entrenados para analizar y discutir los tratamientos que están en las revistas y libros que escriben las "eminencias". Estas personas (las eminencias ) actualmente están captadas por la industria farmacéutica y son meros repetidores de tratamientos que generan dinero. A esto habría que agregar que muchos médicos leen poco y nada y solo se quedan con lo que le dicen en alguna reunión o Congreso. Mientras las cosas sigan así será difícil saber cuan objetivos son cuando recetan.

Ruben Vallejos dijo...

Carlos,
Estoy de acuerdo con tu comentario que te agradezco.